Gure ezinbesteko lekuak

Descubre nuestros imprescindibles

¡Pasa la frontera! El sur del País Vasco, hegoalde en euskera, está lleno de pepitas que esperan ser descubiertas.

En pocas palabras:

Hondarribia (a 50 minutos de Cambo-les-Bains),

Saint-Sébastien(a 1 hora de Cambo-les-Bains),

Bilbao (a 2 horas de Cambo-les-Bains),

Bardenas Reales ( a 2 horas y 45 minutos de Cambo-les-Bains),

La costa española (entre 1 y 2 horas desde Cambo-les-Bains).

Hondarribia

Típica ciudad amurallada, puerto pesquero, pueblo de tapas y medieval… Todo en un mismo lugar en Fontarrabie, u Hondarribia en euskera. Situada en la frontera franco-española, aquí podrás descubrir un estilo arquitectónico completamente diferente. Con sus barcas de pescadores, sus balcones llenos de flores y sus coloridas fachadas, las estrechas calles de Hondarribia son una explosión de color para los ojos.

Fundada en el siglo XIII, ha sido testigo de muchas épocas, incluida la medieval, cuando se construyeron sus murallas para protegerla de las invasiones. La ciudad también ha sido escenario de batallas entre Francia y España a lo largo de los siglos. Su puerto histórico es un recuerdo del pasado marítimo de la ciudad como próspero centro pesquero.

Hondarribia es conocida por su excepcional cocina vasca. Los pintxos, pequeños bocados deliciosos, son una especialidad local que se puede degustar en los bares y tabernas de la ciudad. Los restaurantes también ofrecen una refinada cocina vasca, con productos locales de calidad.

En ningún otro sitio

Puedes llegar a Hondarribia en sólo 7 minutos gracias al Marie-Louise, un pequeño transbordador marítimo que ofrece varias travesías desde el puerto deportivo de Hendaya. Funciona todos los días, con un horario más amplio en temporada alta (de 10.00 a 1.00 h) que en temporada baja (de 10.00 a 20.00 h). El viaje de ida y vuelta cuesta 4 euros.

Saint-Sébastien

A sólo 1 hora de Cambo-les-Bains, San Sebastián, o Donostia en euskera, es una ciudad costera del golfo de Vizcaya. Te encantará pasear por el casco viejo, degustar unos buenos pintxos y pasear por la playa de la Concha.

El corazón histórico de San Sebastián, la Parte Vieja, es un laberinto de estrechas calles empedradas bordeadas de pequeños bares de pintxos. Esta animada zona es el lugar perfecto para disfrutar de estos deliciosos bocados vascos, acompañados de un vaso de txakoli local. La elegante arquitectura de San Sebastián es una mezcla del estilo de la Belle Époque y elementos más modernos, como el Kursaal, que contrasta con los edificios históricos que adornan la ciudad.

La ciudad también es conocida por sus animadas fiestas, como la Semana Santa, el festival de la Tamborrada en enero y el Festival Internacional de Cine de San Sebastián, que atraen a visitantes de todo el mundo.

Puedes llegar en tren desde la estación SNCF de Hendaya en elEusko Tren, conocido aquí como el topo, que hace el trayecto cada 30 minutos por la módica suma de ¡5,50 € ida y vuelta!

En ningún otro sitio

Para disfrutar de las mejores vistas de la ciudad de San Sebastián, dirígete a uno de los montes que enmarcan la bahía. Tienes dos opciones. Por un lado está el monte Urgull, una auténtica atalaya sobre el mar y la ciudad, donde varios senderos te llevan a pie hasta la cima. Por otro, el monte Igueldo, accesible por un funicular de 1912, donde te espera un parque temático de la Belle Époque.

Bilbao

Descubre una ciudad híbrida que combina modernidad y tradición. El perfil internacional de Bilbao se ha elevado desde la construcción del Museo Guggenheim, y la ciudad ofrece a los visitantes la posibilidad de pasear por edificios vanguardistas, esculturas al aire libre y monumentos más antiguos.

Piérdete por las sinuosas calles del casco viejo, donde el animado ambiente está impregnado de encanto histórico. Aquí también se ofrecen pintxos, y no podemos dejar de recomendar un viaje al Plaza Nueva Cerca del famoso Museo Guggenheim, Puente ZubizuriEl Puente Blanco es una elegante estructura que atraviesa el río Nervión. Une las dos orillas de la ría, conectando el Campo Volantín con el Paseo de Uribitarte. Su aspecto aéreo es impactante, convirtiéndose en un símbolo del nuevo Bilbao, referente internacional del urbanismo.

En ningún otro sitio

El Museo Guggenheim de Bilbao es el resultado de una excepcional colaboración entre las autoridades vascas y la Solomon R. Guggenheim Foundation. Más de dos décadas después de su inauguración en octubre de 1997, es uno de los edificios más importantes de la arquitectura contemporánea. Su colección permanente incluye obras de artistas como Jeff Koons, Mark Rothko, Jean-Michel Basquiat y Miquel Barceló, entre otros, mientras que sus exposiciones temporales ofrecen una amplia perspectiva del arte del siglo XX.

Bardenas Reales

Reconocidas como Reserva de la Biosfera por la UNESCO, las Bardenas Reales son un parque natural de 42.500 hectáreas. A sólo 70 km de los Pirineos, ¡es un cambio de aires total! Sus paisajes desérticos destacan sobre el resto de Navarra, lo que la convierte en un escenario inigualable para numerosas películas y series de televisión. Se puede explorar en coche, en bicicleta o a pie por distintas rutas.

El principal atractivo de las Bardenas Reales reside en sus singulares formaciones geológicas. Desde chimeneas de hadas hasta mesetas escarpadas y barrancos esculpidos por la erosión, cada rincón de esta región ofrece paisajes variados que dan testimonio del poder de la naturaleza.

Aunque las Bardenas Reales son áridas, albergan una gran variedad de flora y fauna adaptadas a las duras condiciones. Aquí puedes encontrarte con aves migratorias, reptiles, conejos e incluso jabalíes. Plantas resistentes como el tomillo y el romero salpican el suelo.

En ningún otro sitio

Mientras estés por la zona, ¡aprovecha para descubrir la provincia de Navarra!

Algunos bonitos pueblos navarros están a poca distancia del desierto: Tudela, la segunda ciudad más grande de Navarra, y Olite, con su castillo del siglo XV, están entre nuestros favoritos.

La costa española

La costa del País Vasco Meridional está llena de pueblos donde se vive bien.

A sólo 15 minutos de San Sebastián, Pasaia y sus pequeños puertos pesqueros son los primeros de la lista. Te encantará su cocina, que refleja su herencia marítima. Los restaurantes locales ofrecen marisco fresco, pescado a la parrilla y otras delicias marinas.

Continúa tu camino y toma la N-634 a lo largo de la costa. Por el camino, puedes descubrir varios pueblos con encanto:

Zarautz y su playa, una de las más largas de la costa vasca, ofrecen un marco espectacular para los amantes del baño, los deportes náuticos y el relax al sol. Las olas constantes lo convierten en un lugar de surf de renombre, que atrae a surfistas de todo el mundo.

Getaria, tierra de viñedos donde se produce una de las bebidas emblemáticas de la región: el txakoli. Las condiciones climáticas y geográficas únicas de esta zona influyen considerablemente en el carácter distintivo de este vino blanco espumoso, fresco y ligero. Su frescura lo convierte en una opción ideal para acompañar el marisco local.

Zumaia, donde espectaculares formaciones geológicas conocidas como flysch revelan capas de roca sedimentaria formadas a lo largo de miles de años. Los visitantes pueden descubrir estas curiosidades geológicas en paseos que ofrecen impresionantes vistas del mar.

En ningún otro sitio

¡Amplía tu viaje a San Juan de Gaztelugatxe! Este islote rocoso al norte de Bilbao está clasificado como biotopo protegido. Unida a la costa vizcaína por un puente de piedra y 241 escalones, una vez que hayas subido la colina llegarás a una bonita capilla con vistas a los alrededores. Aunque el acceso al recinto es gratuito, es necesario reservar una entrada con antelación a través de https://www.tiketa.eus/gaztelugatxe/, dependiendo del periodo de la visita.

¿Lo sabías?

¡Los productores de Hollywood no se equivocaron! Desde San Juan de Gaztelugatxe hasta los voladizos de Zumaia, ¡la costa vasca española sirvió de telón de fondo para la última temporada de la serie Juego de Tronos!