Vista de la costa vasca desde San Juan de Luz

Gure ezinbesteko lekuak

Descubre nuestros imprescindibles

Dirígete a la costa atlántica para respirar aire oceánico.

En pocas palabras:

Bayona (a 25 minutos de Cambo-les-Bains),

Biarritz (a 30 minutos de Cambo-les-Bains),

Anglet (a 25 minutos de Cambo-les-Bains),

Bidart (a 30 minutos de Cambo-les-Bains),

San Juan de Luz (a 40 minutos de Cambo-les-Bains),

Domaine Abbadia en Hendaya (a 40 minutos de Cambo-les-Bains).

Bayona

Lo que nos encanta de Bayona es sin duda su autenticidad… el fuerte carácter de nuestra capital, sus calles medievales, sus murallas Vauban, su catedral, Patrimonio Mundial de la UNESCO, su suculento jamón y ¡su gente!

La historia de Bayona se remonta a la Antigüedad, cuando los romanos establecieron aquí un campamento, al que llamaron Lapurdum. No fue hasta el siglo X cuando la ciudad recibió el nombre de Baiona («río bueno» en euskera).

En la actualidad, el centro de Bayona está dividido en dos barrios históricos: Grand Bayonne, alrededor de la catedral, y Petit Bayonne, en la orilla derecha del río Nive. Tanto si eres un comprador como un gourmet, te encantará pasear por las calles comerciales, repletas de buenas direcciones.

También hay un tercer barrio al otro lado del Adour, Saint-Esprit, que ha experimentado un verdadero renacimiento en los últimos años y ahora está repleto de pequeñas tiendas que no te puedes perder. Los aficionados a las tiendas de segunda mano encontrarán mucho que adorar en la calle Sainte-Catherine. Desde el punto de vista histórico, aquí se asentaron los judíos portugueses y españoles que huyeron de la Inquisición en el siglo XVI. Por eso no es sorprendente encontrar aquí una sinagoga y un museo del judaísmo.

En ningún otro sitio

Declarado monumento histórico en 1991, el Museo Vasco ha sido bellamente restaurado y desde 2001 alberga el mayor museo etnográfico del País Vasco, con 2.000 objetos y obras de arte que dan testimonio de la identidad y las tradiciones vascas. www.musee-basque.com

Para descubrir Bayona y sus rincones secretos de una forma diferente, te recomendamos una visita guiada por la capital labordina. ¡Hay para todos los gustos! La páginaOficina de Turismo de Bayonay sus guías turísticos ofrecen un programa de visitas rico y variado durante todo el año.

Vista aérea del puerto de Biarritz en el País Vasco

Biarritz

Esta renombrada estación balnearia te encantará por su rica y variada arquitectura. En Biarritz conviven edificios Art Déco como el casino, imponentes construcciones como la Villa Eugenia y suntuosas villas como la Villa Belza.

La belleza de su litoral está consolidada, pero tanto si das un paseo hasta el Rocher de la Vierge como si observas a los surfistas que practican en la costa vasca, siempre la apreciarás.

Biarritz es también un paraíso para los amantes de las compras. Las elegantes calles están repletas de boutiques chic, talleres artesanos y galerías de arte, creando una mezcla única de tradición y modernidad.

El ambiente en el puerto de pescadores es muy diferente. Pequeñas casas con contraventanas de colores bordean un puerto pesquero y forman un verdadero pueblo dentro de la ciudad. A principios del siglo XX, había 300 pescadores profesionales en el puerto.

Hoy es el lugar favorito de los amantes del pescado fresco, ya que en temporada puedes sentarte junto al puerto y disfrutarlo a la parrilla.

En ningún otro sitio

Construida en 1864 a petición de Eugenia de Montijo, esposa de Napoleón III, la encantadora capilla imperial de Biarritz es una armoniosa mezcla de estilos románico bizantino e hispano-morisco. Fue dedicado a la Virgen negra mexicana Nuestra Señora de Guadalupe y fue declarado monumento histórico en 1981. La Chapelle Impériale sólo está abierta al público en visitas guiadas organizadas por la Oficina deTurismo.

Anglet

Extensiones de arena, agua hasta donde alcanza la vista, una puesta de sol, surfistas, música y ¡una bebida en la mano! Ya es hora de que descubras lo que se conoce como la «Pequeña California».

Para un paseo relajante, dirígete al Paseo de la Cámara de Amor. Repleta de cafés, restaurantes y boutiques, es el lugar ideal para pasear y disfrutar de las impresionantes vistas del océano.

Vecina de Biarritz, Anglet cuenta con una docena de playas a lo largo de 4,5 km de costa. Estos arenales están acompañados por casi el mismo número deescuelas de surf. Sus famosas olas atraen a surfistas de todo el mundo. Tanto si eres un principiante como un surfista experimentado, los lugares de Anglet ofrecen condiciones ideales para surfear el océano.

Además de ser un paraíso para los surfistas, Anglet también cuenta con 250 hectáreas de bosque a tiro de piedra de las playas, formadas por los bosques de Pignada y Lazaret. A menudo llamada «Chiberta» por el nombre del distrito vecino, esta zona boscosa sombreada y ajardinada es un patio de recreo ideal para una gran variedad de públicos. Los amantes de la naturaleza deseosos de descubrir la flora y fauna locales, así como los entusiastas del deporte en busca de actividades de ocio, encontrarán aquí mucho que hacer.

En ningún otro sitio

Súbete a una bici y disfruta de los 20 km de carriles bici de la ciudad. Pasea por el paseo marítimo a lo largo del Boulevard des Beaches y el Promenade des Falaises, aprovecha las Vías Verdes para descubrir los bosques de Pignada y Lazaret, ¡o recorre los senderos más llanos a orillas de los ríos Adour y Nive!

Para quienes deseen pasear contemplando el océano, hay un sendero de 4,5 km a lo largo de las playas, desde La Barre hasta La Chambre d’amour, llamado Promenade Littorale.

Vista de la costa atlántica desde Bidart País Vasco

Bidart

Hasta 1633, Bidart y Guéthary formaban un solo pueblo. Separados en la actualidad, el sendero costero (GR8 ) te permite recorrer los cuatro kilómetros que los separan mientras disfrutas de la vista del océano. Desde la encantadora plaza Atchoarena, en el corazón de Bidart, hasta el antiguo puerto pesquero de Guéthary hay un corto trayecto.

El punto de partida es la playa de Erretegia, en Bidart. Aunque este tramo es sólo una parte de la senda costera, que se extiende a lo largo de más de 25 km en su totalidad, sigue permitiéndote contemplar paisajes excepcionales mientras descubres el patrimonio local. En un día claro, puedes ver el inicio de los Pirineos en el horizonte, y la tabla de orientación que te proporcionamos es la mejor forma de identificarlos.

Como la mayoría de las ciudades de la costa vasca, la historia de Bidart ha estado marcada por la pesca de la ballena. El puerto del pueblo solía estar en la playa de Uhabia, desde donde los pescadores solían hacerse a la mar. Hoy quedan pocos vestigios de este antiguo puerto, ¡pero aún puedes ver los hornos de grasa de ballena tallados en la piedra!

¿Lo sabías?

En el pasado, al igual que Bidart, Guéthary era esencialmente un pueblo de pescadores. Del siglo XI al XIX, se cazaron ballenas frente a las costas del País Vasco. El escudo de armas de la ciudad sigue recordando esta tradición secular. Su antiguo puerto es el más pequeño de la costa vasca. Hoy, una veintena de coloridas embarcaciones de pescadores locales esperan el momento oportuno para disfrutar de una salida al mar.

San Juan de Luz

Enclavada al final de una bonita bahía, entra en la «ciudad de los corsarios». San Juan de Luz es una estación balnearia llena de encanto… Déjate seducir por su puerto pesquero, sus calles peatonales, sus espléndidos hoteles y la iglesia del siglo XVde San Juan Bautista.

En el corazón del centro histórico de la ciudad se encuentra la Plaza Luis XIV, uno de los lugares más animados de la ciudad. Rodeada de suntuosos edificios, no es raro ver pintores a la sombra de los plátanos, música en directo bajo el quiosco de música del centro, o simplemente gente tomando una copa en la terraza.

A un lado de la plaza, el puerto de San Juan de Luz alberga una flota diversificada. Unos cuarenta barcos pesqueros con base en San Juan de Luz practican la pesca artesanal a lo largo del litoral vasco-landés y en el golfo de Vizcaya. Al otro lado, la animada rue Gambetta te conquistará. Aquí conviven tiendas tradicionales y modernas, lo que hace de San Juan de Luz una dirección excelente para los amantes de las compras. paseo Jacques Thibaud a lo largo de la bahía de la ciudad y continuar por el paseo de los Flots Bleus para llegar a la Colina de Sainte Barbe donde el panorama te dejará sin palabras.

¿Lo sabías?

San Juan de Luz fue testigo de una boda insólita el 9 de junio de 1660… ¡la de Luis XIV y lainfanta de España, María Teresa de España! Pasea por las calles de la ciudad y recorre la historia de este acontecimiento real.

Lohobiague Enea, situada en la plaza Luis XIV, es más conocida como Maison Louis XIV. Luis XIV se alojó en esta hermosa casa de armador del siglo XVII antes de su matrimonio con la Infanta. Aún habitada y en manos de la misma familia desde su construcción en 1643, podrás descubrir muebles, cuadros, vajillas, recuerdos y objetos familiares durante las visitas guiadas… www.maison-louis-xiv.fr. A pocos pasos, con vistas al puerto, verás la casa Joanoenia, o Casa de la Infanta, que albergó a María Teresa de España mientras esperaba a que se celebrara su boda.

La misa, que duró más de 3 horas, se celebró en laiglesia Saint-Jean-Baptiste. Un detalle insólito: la puerta por la que pasó la pareja ha sido tapiada desde entonces. Aún puede verse desde la calle Gambetta.

Parc et château d'Abbadia à hendaye au Pays basque

Domaine Abbadia en Hendaya

Clasificada como zona natural sensible, la finca es un remanso de verdor que se puede explorar a pie y sin perros. Durante tu paseo, no dudes en atravesar las puertas de la casa de la Cornisa, Asporosttipi, que se ha convertido en una parada imprescindible para descubrir la finca y la Cornisa Vasca.

Aquí te esperan 65 hectáreas de naturaleza virgen. La riqueza geológica de la finca se refleja en una multitud de paisajes (acantilados, páramos, extensas praderas, setos y bosques) que proporcionan hábitats variados para la flora y la fauna.

Encaramado en los acantilados de la Costa Vasca, el Domaine d’Abbadia ofrece impresionantes vistas panorámicas del océano Atlántico. Los visitantes pueden admirar el litoral, las playas de Hendaya e incluso vislumbrar la costa española desde los miradores de la finca.

En el corazón de este lugar protegido, te encontrarás cara a cara con el Castillo del Observatorio de Abbadia la antigua residencia de Antoine d’Abbadie, construida por Viollet-le-Duc a finales del siglo XIX y catalogada como Monumento Histórico. Al empujar para abrir sus puertas, tendrás la oportunidad de descubrir, entre otras cosas, la instrumentación de época utilizada por el científico.

Bueno saber: la entrada a la finca es gratuita, pero hay que pagar por la entrada al Château-observatorio.

¿Lo sabías?

Antoine d’Abbadie fue explorador, geógrafo, lingüista y astrónomo. Nacido en Dublín, de madre irlandesa y padre suletino, es un ferviente defensor de la lengua y la cultura vascas. Entre sus logros figura la primera cartografía de Etiopía, donde pasó 11 años. Miembro de la Academia de Ciencias y su Presidente en 1892, legó su castillo a la Academia tras su muerte.