Ezin baztertuzko lekuak

Descubre nuestros imprescindibles

Déjate transportar entre las olas del océano Atlántico y las majestuosas cumbres de los Pirineos.

En pocas palabras:

Itxassou y el Pas de Roland (a 5 minutos de Cambo-les-Bains),

Espelette (a 10 minutos de Cambo-les-Bains),

Ainhoa (a 15 minutos de Cambo-les-Bains),

Sare (a 25 minutos de Cambo-les-Bains),

La Rhune (a 30 minutos de Cambo-les-Bains),

La Bastide-Clairence (a 25 minutos de Cambo-les-Bains),

Baigura (a 30 minutos de Cambo-les-Bains),

L’Ursuya (a 20 minutos de Cambo-les-Bains),

Las cuevas de Isturitz y Oxocelhaya (a 25 minutos de Cambo-les-Bains).

Itxassou y el Paso de Roland

El pueblo de Itxassou, primer vecino de Cambo, está lleno de tesoros por descubrir. Pueblo típicamente vascoUn típico pueblo vasco, frondosos valles verdes, una iglesia catalogada del siglo XVII y montañas hasta donde alcanza la vista son sólo algunas de las cosas que encontrarás aquí.

Las cerezas también tienen aquí un lugar especial, pues se cultivan desde hace siglos. La producción, que se relanzó hace unos años, incluye distintas variedades:

  • la Peloa: una cereza negra que madura a finales de mayo, de sabor dulce
  • Xapata: una cereza más rosada con un sabor más ácido, que madura a principios de junio
  • la Beltxa: una cereza negra oscura que madura a principios o mediados de junio

Todos los años, a principios de junio, se celebra la cereza durante un fin de semana de fiesta con actos tradicionales: demostraciones de pelota, mutxiko (danzas vascas), fuerza vasca, una comida con música local… También es una oportunidad para comprar cerezas directamente a los productores.

En ningún otro sitio

Recorre la historia caminando por el «Pas de Roland¡» ! Accesible para todos gracias a su suave pendiente y a su carretera asfaltada, este recorrido de ida y vuelta de 3 km te llevará a lo largo del río Nive y sus gargantas. Al final del camino, llegarás a una formación rocosa con un estrecho pasadizo: ¡es el famoso Pas de Roland!

Existen varias leyendas en torno a este lugar, la más popular de las cuales cuenta cómo Roldán, sobrino de Carlomagno, y su ejército se encontraron varados en esta roca. Así que, para despejar el camino, Roland blandió su espada Durandal y se abrió paso.

Espelette

Conocida internacionalmente por la especia que lleva su nombre, el pueblo de Espelette es algo más que su guindilla. Fue fundada por la noble familia Ezpeleta, cuyo castillo, que ahora alberga la oficina de turismo y el ayuntamiento, aún se alza orgulloso a tiro de piedra de la plaza del mercado. Hoy en día, Espelette es un pueblo cuya calle principal está flanqueada por numerosas tiendas, ideales para pasar una tarde de compras.

Como suele ocurrir en la región, Espelette es un pueblo grande que es algo más que una ciudad mercado. Así que no dudes en alejarte del bullicio del centro de la ciudad y dirigirte a laiglesia de Saint-Etienne, a sólo unos minutos a pie.

Si te sobra un poco de tiempo, el Circuito de las Familiasdura 2 horas y sale de la plaza del mercado de Espelette. Esta ruta fácil es ideal para quienes buscan un paseo accesible con un desnivel bajo (140 metros). Te permitirá descubrir diversos aspectos del patrimonio ezpeletar, como la arquitectura, el cultivo del chile y el pastoreo.

¿Lo sabías?

El pimiento de Espelette – ezpeletako biperra en euskera – no es originariamente francés.

Llegado de América, y más concretamente de México, a través de las expediciones de los primeros grandes exploradores, nadie sabe realmente cómo el pimiento picante acabó en el pueblo de Espelette, donde hay constancia de su cultivo ya en 1650.

Fueron las mujeres quienes empezaron a cultivarla, para sustituir a la pimienta, que era demasiado cara en aquella época. Los chiles se utilizaban para sazonar y conservar las carnes y jamones locales. Su rigurosa selección de semillas de pimiento para futuras siembras dio lugar a la variedad GORRIA, la única semilla conservada en la granja que se considera la variedad original de pimiento de Espelette.

Convertido en Denominación de Origen Protegida, el pimiento de Espelette debe «producirse, transformarse y envasarse en la zona geográfica», que abarca10 municipios: Ainhoa, Cambo-les-Bains, Espelette, Itxassou, Halsou, Larressore, Saint-Pée-sur-Nivelle, Souraïde, Ustaritz y Jatxou.

Todos los años, en octubre, se rinde homenaje al pimiento de Espelette en una feria gastronómica y artesanal que se celebra el último fin de semana del mes. Durante dos días, hay mucho que hacer para descubrir distintas facetas del patrimonio vasco: danzas vascas, un concierto de coros masculinos, una animada comida…

Ainhoa

Situada a dos pasos de la frontera con Navarra, Ainhoa es uno de los pueblos más bellos de Francia».. Fundada en el siglo XIII, esta calle bastida fue concebida para acoger a los peregrinos que se dirigían a Santiago de Compostela. El pueblo consta de una amplia calle principal con casas típicas de estilo labordin a ambos lados, con fachadas blancas y rojas.

Si te fijas bien en las fachadas de estas casas, verás varias inscripciones sobre las entradas. Estos dinteles suelen proporcionar más información sobre estos edificios antiguos, como cuándo se construyeron y quién era su propietario.

Mientras estés en Ainhoa, ¡aprovecha para explorar los pueblos del Valle de Xareta! Además de Ainhoa, tres localidades a ambos lados de la frontera conforman este valle: Sare, y los municipios navarros de Urdax y Zugarramurdi. Hervidero del contrabando, durante mucho tiempo los vascos cruzaron la frontera para introducir mercancías de contrabando: alcohol, tabaco, alimentos, animales, etc.

En ningún otro sitio

¡Coge altura!

Toma el camino de grava desde el pueblo hasta la cima de Atsulai y descubre la capilla dedicada a Notre Dame de l’Aubépine, conocida en euskera como Aranzazu. Hay 45 minutos a pie hasta la cima, que se eleva a 389 m. Una vez en la cima, podrás disfrutar de la vista de las montañas de los Pirineos. Un paseo llamado «Bistaeder» (8,6 km – 450 m de desnivel – 3 horas de marcha) te lleva por un magnífico sendero de balcones abiertos.

Sare

Catalogado como uno de los «pueblos más bonitos de Francia», Sare es un encantador pueblo enclavado junto a los Pirineos.Sare es un pueblo encantador enclavado en los Pirineos. Organizado en torno a su plaza, con su frontón, su iglesia y su ayuntamiento, es un ejemplo perfecto de la disposición típica de los pueblos vascos. Lugar animado, la plaza principal acoge un mercado semanal de agricultores todos los jueves por la mañana de mayo a septiembre.

Sare tiene un patrimonio construido rico y polifacético.

Si quieres descubrir la arquitectura característica de la provincia de Labourd, dirígete a la Casa Ortillopitz. Este edificio te adentra en la historia del País Vasco, revelándote una parte de la cultura vasca en la que la etxe (casa en euskera) desempeña un papel central.

Sare alberga algunas formaciones geológicas inusuales, las cuevas de Sare. Una visita guiada de 45 minutos, con luz y sonido, está abierta a todos, y permite descubrir este paraje natural enclavado en las entrañas del monte Atxuria. Además de aprender más sobre las características geológicas del yacimiento, la visita también describe cómo una de las salas fue habitada por el hombre prehistórico.

Por último, el patrimonio natural del pueblo de Sare también es muy rico, con muchos puntos de partida para hacer senderismo.

En ningún otro sitio

Desde el aparcamiento de las cuevas de Sare, toma el camino que hay detrás de las cuevas y emprende la ascensión a la cumbre de AtxuriaEs una caminata de 3 horas (7,2 km – 620 m de ascenso). Ven a conocer a algunas de las cabras, cabras semisalvajes y buitres leonados que parecen disfrutar especialmente de la zona. El paseo ofrece magníficas vistas del pueblo de Zugarramurdi, conocido como el pueblo de las brujas.

Prepara un picnic o haz una parada en el aprisco y bar (Loretxoa – ¡ten en cuenta que los horarios de apertura son impredecibles!) que hay en la ruta, donde podrás sentarte en una de las mesas de piedra para degustar los productos locales.

La Rhune

Este pico, conocido como «Larrun» en euskera, se eleva a 905 metros y ofrece una vista de 360° sobre el País Vasco y el océano Atlántico. La fauna y flora silvestres que alberga son parte integrante del paisaje.

Es imposible hablar de La Rhune sin mencionar el trenecito que te lleva a la cima. En funcionamiento desde 1924, este tren de cremallera te permite hacer la ascensión en 35 minutos desde el Col de Saint-Ignace en Sare. Una vez en la cima, dispones de 1 hora y 20 minutos para contemplar el impresionante paisaje, ya sea participando en una visita guiada o tomando algo en uno de los tres restaurantes de la cima.

Para los más deportistas, la Rhune es también uno de los lugares preferidos de los senderistas. Hay varias rutas para llegar a la cumbre, sobre todo desde el pueblo de Ascain.

Información práctica

El tren de la Rhune circula de abril a noviembre.

La Oficina de Turismo de Cambo-les-Bains no vende entradas para La Rhune. Por lo tanto, te aconsejamos que reserves tus billetes en el sitio web oficial: www.rhune.com

Ten cuidado, comprueba la previsión meteorológica y no reserves los billetes con demasiada antelación. No son intercambiables ni reembolsables, ni siquiera en caso de mal tiempo.

Foto del tren Rhune País Vasco

La Bastide-Clairence

El pueblo, originalmente conocido como Bastida Clarenza, fue fundado en la Edad Media. En el siglo XIII, Navarra necesitaba un acceso al océano, por lo que construyó un puerto en el río Joyeuse, afluente del Adour. Para proteger este territorio, Luis X, conocido como «el Hutin», fundó una ciudad en la frontera con Labourd.

Caracterizada por su plaza des Arceaux y las coloridas casas de entramado de madera que la bordean, la ciudad tiene un encanto muy especial. Su trinquet, diseñado originalmente para el Jeu de Paume, data de 1513 y es uno de los más antiguos de Francia. Poco alterada desde su construcción, su edificación está vinculada a la presencia en el municipio de familias nobles que cumplían importantes funciones judiciales, policiales y comerciales.

Vestigios históricos comola iglesia de Saint-Nicolas, del siglo XVII, atestiguan el rico pasado de Bastide Clairence. El cementerio israelita aún presente en el municipio estaba destinado a la comunidad de judíos portugueses que se instalaron en el pueblo entre principios del siglo XVII y finales del XVIII.

En ningún otro sitio

Para descubrir Bastide-Clairence, pasea por sus calles y disfruta del paisaje.

Podrás admirar las antiguas casas de estilo labordin y navarro, la iglesia, el antiguo cementerio judío y un sinfín de tiendas de artesanía.

El municipio lleva muchos años fomentando la instalación de artesanos, por lo que es el lugar ideal para descubrir habilidades excepcionales. Pasea por sus calles y te encontrarás con todo tipo de creaciones, desde macarrones hasta artículos de cuero, joyas y luthiers…

La Baigura

El macizo de Baigura se eleva a 897 metros y es un patio de recreo ideal para los amantes de la naturaleza. Situada entre Labourd y la Baja Navarra, la cima se eleva orgullosa para ofrecer un espectacular telón de fondo a la región.

Los entusiastas de las actividades al aire libre se sentirán atraídos por los encantos de esta montaña donde se puede disfrutar de una gran variedad de actividades: parapente, bicicleta de montaña, escalada o senderismo… Tanto si buscas senderos tranquilos como retos deportivos más atrevidos, la Baigura ofrece desafíos para todos los niveles.

Estas actividades se ofrecen respetando el medio ambiente y el agropastoralismo tan presente en la cumbre. Seguro que ves ovejas y pottok en tu viaje por la montaña.

En ningún otro sitio

Al pie del macizo, en la comuna de Mendionde, el Centro de Ocio Baigura ofrece todo tipo de actividades para descubrir la zona.

Entre ellos está el pequeño tren tractor, que transporta hasta 40 personas en dos vagones. Primero se detiene a media ladera, en la entrada a un sendero de descubrimiento, y luego conduce a la cima.

El sendero de descubrimiento ofrece dos paseos de 2 ó 3 horas cada uno, ¡para explorar la geología, la fauna, la flora y la historia de la montaña!

L’Ursuya

Con sus 678 metros, el monte Ursuya, o Urtsua, «monte de las fuentes » en euskera, domina la provincia de Labourd. Situado no lejos de los pueblos de Hasparren, Macaye y Mendionde, hay varios puntos de partida para las excursiones a la cumbre. Los senderos bien señalizados ofrecen un ascenso gradual, recompensado con impresionantes vistas panorámicas de la campiña vasca, verdes colinas onduladas e incluso los picos pirenaicos al fondo.

Ursuya es accesible a visitantes de todas las capacidades. Tanto si eres un excursionista ocasional como un entusiasta de la montaña, la variedad de senderos permite que cada cual descubra la belleza de esta montaña a su propio ritmo. Así que es una cumbre ideal para tu primera experiencia en la montaña.

En ningún otro sitio

Durante tu paseo en el Ursuyatendrás la oportunidad de cruzarte con pequeños caballos rústicos que viven en estado semisalvaje. Estos son nuestros famosos «Pottoks». Esta palabra significa «caballito» en euskera, y se pronuncia «pottioc» (el plural en euskera es pottokak).

Los Pottoks de montaña viven libremente en las cordilleras Rhune, Artzamendi, Baigura y Ursuya, en pequeños grupos de unos quince individuos. Pertenecen a criadores que, una o dos veces al año, los desparasitan y desparasitan y controlan los nacimientos en sus rebaños.

Las cuevas de Isturitz y Oxocelhaya

Situada en los municipios de Isturitz y Saint Martin d’Arbéroue, no lejos de Hasparren, la colina de Gaztelu alberga una serie de cuevas superpuestas: Isturitz y Oxocelhaya.

El recorrido de 600 metros te permite descubrir 2 cuevas con exposiciones muy diferentes La primera, en Isturitz, narra la vida cotidiana de sus habitantes (los primeros fueron los neandertales) a través de los ojos de sus antepasados. los restos de sus ocupacionesmientras que el otro, Oxocelhaya, 15 metros más abajo, es un una verdadera catedral mineralformado por concreciones de miles de años de antigüedad con formas variadas. Las cuevas están catalogadas como monumento histórico desde 1953.

Uno de los descubrimientos más excepcionales es la presencia de arte rupestre prehistórico. Las paredes de las cuevas están decoradas con grabados y pinturas, algunos de los cuales datan del Paleolítico. Hay multitud de señales, dibujos de bisontes o caballos…

Las cuevas de Isturitz y Oxocelhaya están situadas en el corazón de un entorno natural virgen. Las verdes colinas y la belleza agreste del País Vasco rodean estas cuevas, creando el escenario ideal para una aventura subterránea.

Información práctica

Cuando hace calor, las cuevas se invaden rápidamente.

Te recomendamos que reserves tu visita con antelación en www.grottes-isturitz.com